Vuelve a la vida el centro de participación activa para personas mayores

Completada la vacunación de la población que ha resultado más vulnerable al Covid-19, los CPA vuelven a llenarse de talleres y actividades en un entorno completamente seguro.

El personal del Centro de Participación Activa para personas mayores de Jódar recuerda con nostalgia el bullicio de sus instalaciones cualquiera de los días de talleres y actividades. Ahora la situación es muy diferente, tras el cierre obligado por la llegada de la pandemia por Covid-19 y el consecuente estado de alarma, estos centros volvieron a abrir sus puertas en octubre pasado bajo rigurosas medidas de seguridad higiénico sanitarias. De esta forma, este centro y los 728 que se encuentran repartidos por toda Andalucía han visto volver la vida a sus aulas y escenarios.

Los talleres de memoria, telefonía móvil y lectoescritura han comenzado, tras la vacunación de los mayores y la confianza de los usuarios a volver.

Estos recursos están a disposición de las personas mayores en nuestra comunidad autónoma para la promoción de su bienestar y tienen el objetivo fundamental de fomentar la convivencia, la integración, la participación, la solidaridad y la relación con el medio social. En la vida de una persona que quiere seguir activa, este centro ofrece una gran cantidad de posibilidades y servicios, así como tejer redes sociales de gente que ya no tiene las mismas ocupaciones que durante su vida laboral ni las cargas familiares.


Una alegría para los trabajadores y trabajadoras del centro ver cómo sus socios y socias se van incorporando a los talleres y actividades que se han ido retomando. Sin embargo, los peores meses de la pandemia han tenido su efecto.

La Consejería de Igualdad, gestionada por Cs, tiene en marcha un programa de renovación de los centros de participación activa con el objetivo de desarrollar un nuevo modelo de recurso. A través de la modificación de su Decreto, se persigue el acondicionamiento de la red de centros de titularidad de la Junta de Andalucía mediante un adecuado equipamiento y una gestión basada en las tecnologías de la información, para lo que se ha estimado un presupuesto de 400.000 euros.

Asimismo, otra de las líneas de trabajo impulsadas por la Consejería es el programa de rehabilitación de edificios para su conservación y mejora de la seguridad de utilización, accesibilidad en instalaciones de tipología residencial colectiva, eficiencia energética y sostenibilidad, dotada con un presupuesto de 5,2 millones de euros para cada ejercicio 2020-2023.

Por otra parte, el Consejo de Gobierno aprobó el pasado mes de noviembre el I Plan Estratégico Integral para Personas Mayores en Andalucía 2020-2023 que presentó la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación y que tiene como una de sus líneas estratégicas la prevención de la dependencia. Este proyecto cuenta con una inversión prevista de 164,5 millones de euros y con la implicación de todas las consejerías andaluzas.

Este Plan ordena el conjunto de las políticas públicas destinadas a promover el bienestar de los y las mayores desde una perspectiva integral, preventiva y sostenible en el ámbito sanitario, de servicios sociales, cultural, deportivo, de ocio, urbanístico y asociativo. En concreto, va a abordar materias fundamentales además de la prevención de la dependencia, como el envejecimiento activo con la red de centros de participación activa y la atención a las situaciones de mayor vulnerabilidad en este colectivo como son la soledad no deseada o el maltrato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *